Archivo de la etiqueta: Referèndum

Al salir de TV3

Martes 20 de septiembre de 2016. Salgo de TV3 cansado, por no decir hasta las narices, de rebatir -siempre en minoría unipersonal- las falacias que copan por completo el debate público catalán. Que si “no nos dejan votar”; que si “Cataluña es una colonia”; que si “España maltrata a Cataluña”; que si “la gente tiene derecho a decidir”; que si “España nos roba” o, lo que es lo mismo, “nos expolia”; que si “ya está bien de solidaridad con los andaluces, que se pasan el día en el bar con el dinero de los catalanes”, que si “lo que hay que hacer no es darles pescado sino enseñarles a pescar”; que si “los niños extremeños tienen ordenadores y los catalanes no”; que si “la Constitución del 78 es herencia del franquismo”, que si “no es legítima porque la mayoría de los catalanes de hoy no la votamos”; que si “España es un Estado de baja calidad democrática”; que si “un Tribunal nunca puede estar por encima de la voluntad de un pueblo”; que si “la Guerra de Sucesión fue una guerra de España contra Cataluña, al igual que la Guerra Civil”; que si “los que se oponen al sistema de inmersión lingüística obligatoria en catalán no son partidarios de un modelo bilingüe o trilingüe como dicen, sino de exterminar la lengua catalana”; que si “Mas está procesado por poner urnas”; que si “con España no hay nada que hacer”…

Estas son algunas de las principales obscenidades que presiden nuestro malsano debate público. Ningún observador mínimamente ecuánime podrá negar la abrumadora omnipresencia en las alocuciones políticas y tertulias catalanas de toda esa patulea, que es la base argumental sobre la que se construye un género muy arraigado por estos pagos: la tertulia de tesis, esto es, aquella que se plantea como objetivo principal el desarrollo y la promoción de una determinada opinión o ideología. En Cataluña la tesis es que ésta es una nación natural, telúrica, esencialmente buena, que desde hace al menos tres siglos vive una situación de opresión insostenible dentro de un Estado artificial y pérfido, España, que por supuesto no es una nación.

La tertulia de tesis puede presentarse en dos modalidades. Por un lado, tenemos el tipo “Todos a una”, generalmente un debate a cuatro entre un independentista de toda la vida, un independentista sobrevenido, un independentista en vías de desarrollo y un “no independentista” que votó Sí-Sí en la kermés del 9-N. A veces incluso hay un quinto tertuliano, pretendidamente ambivalente pero partidario acérrimo del derecho a la autodeterminación de Cataluña, aunque lo más habitual es que hable del “derecho de la gente a decidir”, sin precisar que la única gente que tiene derecho a decidir somos los catalanes. Ni el conjunto de los españoles, ni los barceloneses ni ninguna otra gente.

espana-nos-roba

La otra modalidad de tertulia de tesis es la de “Todos contra uno”, más perversa si cabe por lo que tiene de impostada pluralidad. Cuando la realidad se reduce a un único tema, la secesión, y las tertulias resultan monográficas, entonces la presencia de un solo tertuliano opuesto a la tesis de la tertulia -que defienden de consuno los otros tres o cuatro opinantes además del moderador, a veces incluso reforzados por la opinión de algún telespectador que entra por teléfono- solo sirve para proyectar la idea de que se trata de una posición minoritaria, incluso extravagante, en la sociedad catalana. Esa pluralidad impostada, distorsionada, es la misma que se da en las series de televisión de TV3 en las que -como en su día denunció el corresponsal en España de The Wall Street Journal- “solo hablan castellano prostitutas y delincuentes”. Si de verdad tuvieran la intención de reflejar la pluralidad lingüística de Cataluña, al menos la mitad de los personajes de las series de TV3 tendrían que hablar habitualmente en castellano y el uso alternativo de ambas lenguas en el trabajo, en la calle y en los hogares de los protagonistas debería ser lo más natural. Pero, al igual que tras las tertulias de tesis separatista subyace la pretensión de que lo “normal” es ser independentista, existe en esas series de TV3 una indisimulada intención de instalar en el imaginario colectivo de los catalanes la idea de que lo “normal” en Cataluña es hablar en catalán y que el castellano es cosa de marginales e inadaptados.

Alguien que no acepte la retahíla de sinrazones de la opinión prevaleciente en los medios catalanes, y que se atreva a manifestarlo tantas veces como le parezca preciso, se verá indefectiblemente sometido a un agotador acoso y derribo por parte de sus contertulios. Es triste reconocerlo, pero la convivencia en Cataluña, si se quiere tranquila, se levanta hoy sobre la resignada asunción por muchos catalanes no nacionalistas del ofensivo decálogo nacionalista, basado en el desprecio a España y a los españoles pero sobre todo a los catalanes que nos sentimos españoles. Cada vez que oigo al presidente de la Generalitat referirse a “los demócratas del no” o a “los partidos que no quieren la independencia pero que son demócratas”, es decir los que se declaran partidarios del referéndum pero no de la secesión, se me revuelve el estómago. El resto, claro, no somos demócratas. Y Puigdemont se queda tan ancho.

Solo hay que repasar la hemeroteca para darse cuenta de que si el resto de los catalanes, los que nos sentimos en mayor o menor medida comprometidos con el proyecto común español, mostrásemos el mismo desprecio por ellos que el que ellos muestran por nosotros, la convivencia en Cataluña sería insostenible. De ahí que muchos catalanes -posiblemente la mayoría- hayan decidido mirar hacia otro lado y prefieran no discutir con la Rahola de turno, no solo en las tertulias de radio y televisión sino también en las cenas y reuniones con amigos y familiares.

Lo peor de esa actitud de resignación es que por su culpa el rosario de falacias que detallaba en el primer párrafo de este artículo ha ido calando progresivamente en la sociedad catalana, incluso entre capas de la población tradicionalmente refractarias al discurso nacionalista. Ello ha permitido a los nacionalistas erigirse en representantes exclusivos y abusivos de la catalanidad, monopolio que no solo resulta hoy por hoy fatigoso sino que puede acabar teniendo consecuencias aciagas en el futuro. En este sentido, tengo muy presente el testimonio de un ciudadano británico de a pie que el día antes del referéndum sobre la continuidad del Reino Unido en la UE, cuando todos los analistas políticos daban por hecho que la opción continuista se impondría, respondía así a la pregunta de un periodista de Antena 3: “Creo que el Brexit va a ganar, porque sus partidarios no llevan cuarenta días, como los partidarios del Brimain, sino cuarenta años haciendo campaña en contra de la UE”. Seguramente los partidarios de la continuidad del Reino Unido en la UE también pensaban que el Brexit no ocurriría nunca.

Decía al principio que aquel día salía de TV3 hasta las narices de rebatir siempre las mismas falacias. Al salir, cojo un taxi, me arrellano en el asiento y respiro tranquilo… hasta la próxima tertulia. Poco me dura la tranquilidad. El taxista, que me ha visto salir de TV3 con Carod Rovira, tiene ganas de hablar de política. Me cuenta que su familia es originaria de Salamanca y que, aunque él nació en Barcelona, sigue teniendo allí mucha familia. Me dice que él no es nacionalista, que el nacionalismo es de derechas y blablablá, pero que lo que sí que le parece innegociable es el referéndum sobre la independencia, “porque es lo más democrático, porque la gente tiene derecho a decidir…”. Ya estamos otra vez. Me malicio que el taxista no considera “gente” a sus parientes salmantinos, porque solo así se explicaría que les niegue el derecho de la gente a decidir. Supongo que “la gente” se acaba más allá del Ebro.

Después de una intensa tertulia con Carod y Empar Moliner, prefiero no entrar al trapo. Necesito un respiro. El taxista sigue hablando. Lo oigo pero no lo escucho… Me resisto a interrumpirle hasta que me dice que, como catalán, está harto de ser solidario con los andaluces. Suspiro y asumo que mi responsabilidad como ciudadano comprometido no se acaba en las tertulias. Empiezo por constatar que los impuestos no los pagan los territorios sino los ciudadanos, que la redistribución de la riqueza es un principio universal de justicia social…, pero en seguida compruebo que el prejuicio nacionalista ha hecho mella en él, que dice no ser nacionalista. Decido asumir su lenguaje por un momento y le pregunto que si, de la misma forma que como catalán está harto de ser solidario con los andaluces, también está harto como barcelonés de ser solidario con el resto de los catalanes, puesto que el “déficit fiscal” -sigo utilizando la terminología nacionalista- entre Barcelona y el resto de Cataluña es mucho mayor que el de Cataluña con el resto de España, y aquí a nadie se le ocurre decir que “Catalunya ens roba” o que Barcelona sufre un “expolio fiscal”. Me dice que quizá tenga razón, que nunca se lo había planteado desde ese punto de vista. Claro. Ya puestos, le pregunto si realmente, como barcelonés de origen charro, se siente más vinculado a un desconocido de Olot que a sus parientes de Salamanca, si de verdad cuando piensa en su “gente” piensa en el olotense y no en el salmantino. No y no. Fin de trayecto.

11 comentarios

Archivado bajo La cuestión catalana, Nacional

Visions de Catalunya

La polèmica està servida: El diari britànic The Times diu que “Catalunya és una bomba de rellotgeria pitjor que Xipre”. Me’n assabento a través de la premsa local, en què hi trobo interpretacions dissímils i fins tot contradictòries, i m’afanyo de seguida a trobar l’origen d’una manifestació tan controvertida. Descobreixo que l’autor és Matthew Parris, exdiputat conservador al Parlament de Westminster i articulista de l’esmentat diari, a qui per cert tinc el plaer de conèixer personalment a través de la seva família catalana: una gent, per cert,  senzillament encantadora. Doncs bé, la seva anàlisi em sembla prou encertada i clara, tot i que al meu parer cau en l’error d’atribuir al govern espanyol expressions que mai no ha emprat cap membre de l’executiu central com ara l’amenaça d’enviar l’exèrcit en cas de mantenir-se el govern català en la seva voluntat de celebrar un referèndum per la independència. Així i tot, l’article fa una sèrie d’observacions que em semblen molt assenyades. És curiós com sovint els estrangers són els qui més lúcidament entenen la nostra realitat, sigui aquesta quina sigui, catalana, espanyola o ambdues coses alhora.

L’article fa algun comentari que no abunda en la premsa d’aquí i que per això val la pena de comentar, com ara el fet que l’argument de la indispensabilitat de Catalunya per a l’economia espanyola, que paradoxalment tant s’agraden de brandar els independentistes amb l’únic objectiu de palesar la insignificança d’Espanya al marge de Catalunya, és una pretensió reversible, perquè d’una banda serveix els independentistes per enaltir la importància de l’aportació catalana a l’economia espanyola (importància cabdal que el partidaris de la continuïtat de Catalunya a Espanya no només afirmem sinó que ens hi enorgullim en tant que catalans i espanyols), però alhora és un argument letal per als interessos dels partidaris de la independència de Catalunya, perquè posa en relleu la seva ingenuïtat en la mesura que obliden que la pretesa feblesa d’Espanya una vegada consumada la independència catalana seria el pitjor enemic de l’economia catalana independent, atès el fet que en tot cas el que quedés d’Espanya després de l’escissió de Catalunya continuaria essent el primer soci comercial del nou Estat català. Com es pot pretendre promoure el creixement econòmic d’un Estat naixent quan el teu principal soci comercial s’enfonsa? Em sembla un argument substancial i a més diferent dels habituals arguments en contra de l’opció independentista, és a saber, les dificultats que trobaria el nou Estat català per a aconseguir el reconeixement de la comunitat internacional (atès que, en cas d’assolir la independència, Catalunya hauria d’encetar un llarg pelegrinatge sol·licitant l’acceptació de tots i cadascun dels vora de dos-cents estats que integren la comunitat internacional) o el llarg procés en què s’hauria d’embarcar per a entrar a la Unió Europea. Nogensmenys, tot això és cert per bé que els independentistes convençuts s’entestin en desactivar els seus efectes entre els independentistes de nou encuny, els anomenats independentistes de cartera, atribuint-ho a l’anomenat discurs de la por, que s’ha convertit en una mena de comodí versàtil que permet els seus tenidors amagar les pròpies carències argumentals.

D’altra banda crec que, encara que a desgrat meu, possiblement tingui raó Parris quan insta Rajoy a facilitar el referèndum que proposa la coalició o tripartit (CDC, UDC i ERC) que de facto governa Catalunya, però no precisament perquè jo sigui partidari de la celebració d’aquest referèndum; al contrari, no considero que el referèndum per la independència representi cap triomf de la democràcia com pretenen els independentistes, sinó que al meu parer representa el fracàs de la nostra democràcia entesa com a mecanisme per a la gestió de la heterogeneïtat d’una societat determinada. Però ateses les circumstàncies i la disseminació per tot arreu del pervers discurs autodeterminista que domina l’opinió pública catalana i que parteix de la fal·làcia de què els catalans no ens hem autodeterminat fins ara, és a dir, que se’ns ha estat negant un dret que teníem com a poble. Obliden intencionadament que de fet els catalans ja ens autodeterminem junt amb la resta dels espanyols des de l’adveniment de la democràcia en els termes que formulen les Nacions Unides per a casos, com el d’Espanya, d’Estats sobirans i independents que “es condueixin de conformitat amb el principi de la igualtat de drets i de la lliure determinació dels pobles abans descrit (que es circumscriu als pobles sota el jou del colonialisme) i estiguin, per tant, dotats d’un govern que representi a la totalitat del poble pertanyent al territori, sense distinció per motius de raça, credo o color”.

Per últim, crec que l’articulista té raó quan planteja la celebració d’un referèndum de triple opció incloent-hi, a més de les opcions independentista i continuista, l’opció d’una autonomia més àmplia per a Catalunya sobretot des del punt de vista financer, basada fonamentalment en la refacció de l’actual sistema de finançament de les comunitats autònomes. En definitiva, crec que el que planteja Parris representa potser la darrera oportunitat per a evitar que el nacionalisme essencialista que s’estén per tot Catalunya com una taca d’oli assoleixi el seu objectiu, que no és de salvació com pretenen Junqueras i companya sinó de consumpció. No és en va que el discurs liberal conservador, tan arrelat al Regne Unit, que defensa Parris i que té les seves arrels en la lectura del polític i escriptor irlandès Edmund Burke, defensi les solucions intermèdies que no comportin grans ruptures amb la nostra constitució històrica, en la mesura que correm el risc de perdre herències importants que en bona part expliquen la nostra història tot donant-nos claus per a la interpretació del nostre present així com del nostre futur. En aquest sentit, s’ha de dir que quan els independentistes proposen d’acabar amb el proverbial pactisme català i desespanyolitzar Catalunya mitjançant un trencament abrupte del paraigua jurídic i de l’espai de convivència de què catalans i espanyols no catalans ens hem anat dotant mal que bé al llarg de més de cinc-cents anys el que en definitiva proposen és descatalanitzar Catalunya, en la mesura que Catalunya és part indissociable d’Espanya i viceversa.

Deja un comentario

Archivado bajo La cuestión catalana, Nacional