Archivo de la categoría: Historia

Legalitat, legitimitat i Estat de Dret

(Article publicat a El Debat.cat el 30/07/2013)

Dijous passat vaig coincidir amb Salvador Cardús, membre de l’anomenat Consell Assessor per a la Transició Nacional, en una tertúlia de ràdio en què, tot intentant justificar la idea que a Catalunya s’està donant un xoc entre legitimitat i legalitat, va establir un paral·lelisme entre la independència dels Estats Units al 1776 i una hipotètica secessió de Catalunya en un futur més o menys proper. Entenc que la temptació de comparar-nos encara que només sigui per un instant amb el naixement de l’única superpotència que ha mai hagi existit pot resultar molt atraient, però crec que convindria no forçar tant els símils perquè podem acabar caient en la caricatura.

Probablement no paga la pena entrar a rebatre una analogia tan inconsistent, perquè qualsevol analista mínimament equànime convindrà en què no té res a veure una cosa amb l’altre, però el perill de passar per alt aquesta mena d’ocurrències és que, a força de repetir-les impunement, poden acabar calant en el nostre imaginari col·lectiu. N’hi ha prou amb comprovar la frivolitat amb què polítics i, en general, opinants nacionalistes branden un dia darrere l’altre els fets de 1714 -és a dir, la desfeta del bàndol partidari de l’Arxiduc Carles d’Àustria a la Guerra de Successió Espanyola- per legitimar el seu projecte secessionista tres-cents anys després. És per això que crec que convé desmuntar el paral·lelisme de Cardús abans que es converteixi en un altre article de fe del credo independentista.

D’una banda, la independència a finals del segle divuit de tretze colònies ultramarines sotmeses al poder omnímode d’un rei -Jordi III de la Gran Bretanya- que, acuitat pel creixement desmesurat dels deutes de la Corona de resultes de la Guerra dels Set Anys, decideix inopinadament redoblar la pressió fiscal sobre les seves colònies. El malcontentament s’estén entre els habitants de les colònies, que no eren –potser convé recordar-ho- ciutadans d’un Estat democràtic de Dret sinó vassalls d’un monarca amb reminiscències absolutistes, i arriba al seu punt àlgid amb l’establiment de dos impostos sobre el timbre i el té, respectivament, que els colons es neguen a pagar mentre la metròpoli continuï negant-los el dret a enviar representants al Parlament de Londres. Recordi’s el seu lema: No taxation without representation.

Empeltats, sobretot, del pensament liberal i contractualista de John Locke, els pares fundadors George Washington, Benjamin Franklin o Thomas Jefferson, entre d’altres, van veure com la Corona amb la seva arbitrària política impositiva estava conculcant els seus drets com a anglesos reconeguts en la Carta de Drets de 1689 (Bill of Rights). Això juntament amb l’absència de mecanismes legals per capgirar la situació va empentar els colons americans a trencar la legalitat vigent onejant la bandera de la legitimitat de les seves aspiracions. Llavors, en un context colonial, protodemocràtic i d’incipiència de l’Estat de Dret, tenia tot el sentit contraposar legalitat i legitimitat; però ara, en el marc d’un Estat democràtic de Dret consolidat com el nostre legalitat i legitimitat són indissociables, per la qual cosa la comparació no té ni cap ni peus, tret que es pretengui que Catalunya és una colònia que viu sota el jou d’un Estat opressor.

Per desgràcia, els arguments estantissos d’aquesta mena sovintegen en el nostre debat polític, sobretot entre els partidaris del reconeixement del dret d’autodeterminació del poble de Catalunya. Doncs bé, en aquest sentit convé recordar que, d’acord amb la Resolució 2625 de l’Assemblea General de l’ONU, els catalans ja ens autodeterminem en la mesura que formem part d’un Estat democràtic de Dret el Govern del qual representa al conjunt del poble o dels pobles que l’habiten, basant-se en els principis de llibertat, igualtat i no discriminació. És per això que val la pena desfer l’equívoc d’una vegada per totes: el poble català en cap cas pot ser subjecte del dret d’autodeterminació reconegut per l’ONU, per la qual cosa paral·lelismes com el de Cardús només serveixen per confondre el ciutadà del comú. El poble o els pobles que conformen Espanya han d’assolir, seguint la doctrina de les Nacions Unides, la seva autodeterminació en el marc de l’ordenament jurídic que els empara, és a dir, la Constitució i, en aquest cas, l’Estatut d’Autonomia de Catalunya.

Així, doncs, molts catalans agrairíem als partidaris de l’anomenada eufemísticament transició nacional que es declaressin independentistes sense embuts, a bona fe i no mitjançant la demagògia i la faula, o en tot cas, que donin explicacions raonables de la seva posició, però sense pretendre convèncer-nos que aquesta és conseqüència inevitable de la naturalesa perversa de l’Estat espanyol, del seu centralisme, de la seva catalanofòbia, etcètera, etcètera, perquè amb això no fan més que sublimar el seu proverbial victimisme. Res de nou sota el sol.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Historia, La cuestión catalana, Nacional

La verdad, a la vuelta de la esquina

(Artículo publicado en el ABC el 27/07/2013)

Paseando por Reus me doy de bruces con un cartel que, bajo el lema Tarragona: 300 anys d’ocupació, 300 anys de resistència, informa de una serie de actos conmemorativos del tricentenario del supuesto sometimiento del pueblo catalán. Sin prestar demasiada atención al pasquín, prosigo mi camino con resignación ante lo habitual y me encuentro con la estatua ecuestre del General Prim, el más señero de los reusenses y uno de los estadistas más influyentes y aclamados del siglo XIX español. A juzgar por su trayectoria y sus patrióticos discursos, no parece que Prim viviese la españolidad de Cataluña como una ocupación ni que entendiera su adhesión a España como un acto de resistencia. Pero quién sabe.

Más adelante, me adentro en el Raval de Santa Anna y me doy de manos a boca con la exposición Fortuny, el mite, dedicada a uno de los primeros pintores catalanes de fama internacional, uno de cuyos cuadros más célebres es La batalla de Tetuán, que el artista pintó por encargo de la Diputación de Barcelona con el objetivo de inmortalizar las andanzas del ejército español liderado por O’Donnell y el propio Prim en la Guerra de África. Tampoco parece que Fortuny, casado con la hija de Federico Madrazo, pintor de cámara de la reina Isabel II, viviera acogotado bajo un régimen de ocupación militar ni en actitud de resistencia más o menos activa o pasiva. Pero quién sabe.

No cabe duda de que la historia es importante, pero conviene estudiarla a fondo y no utilizarla al buen tuntún, pues las consecuencias de ello pueden ser devastadoras. La irresponsabilidad con que políticos y, en general, opinantes nacionalistas recurren a la historia para justificar sus anhelos rupturistas resulta de todo punto inaceptable. De continuo hablan de 1714, es decir, de la Guerra de Sucesión Española como de una guerra entre Cataluña y España y no como lo que fue en realidad: un conflicto sucesorio de alcance internacional en el que dos de las principales dinastías europeas, los Borbones y los Habsburgo, se disputaron a la muerte de Carlos II el trono de una España ya venida a menos, pero todavía en posesión de un vasto imperio colonial.

Sentado en la plaza Prim, presidida por la imponente figura del adalid que le da nombre, no puedo evitar el recuerdo del historiador catalán por excelencia en el siglo XX, Jaume Vicens Vives, que siempre fue muy crítico con la interpretación romántica de buena parte de la historiografía catalana ochocentista, empeñada en idealizar la época de la monarquía Habsburgo en España. Queda claro que la verdad está a la vuelta de la esquina: no hay más que darse un paseo por cualquiera de nuestras ciudades para empezar a desmontar la tramoya historicista con que el Govern pretende justificar su anhelada independencia. Para acabarla de derribar, sólo hay que releer a autores como Miquel del Sants Oliver, Gaziel o el propio Vicens Vives, todos ellos catalanistas y a la vez indiscutiblemente comprometidos con el proyecto colectivo de España.

Deja un comentario

Archivado bajo Historia, La cuestión catalana, Nacional

Desmuntant un tòpic

No és la primera vegada, i probablement no serà l’última, que sento atribuir demagògicament a en Josep Pla la idea que el que més s’assembla a un espanyol de dretes és un espanyol d’esquerres, impostura que per a tot bon nacionalista català s’ha convertit darrerament adés en article de fe, adés en arma llancívola contra els espanyols en general. Ahir va ser el perspicu articulista Francesc-Marc Álvaro qui en el seu article a La Vanguardia El primer cap tallat va repetir per enèsima vegada la mentida transmutada en veritat. “El mestre Pla ja ho deia: el que més s’assembla a un espanyol de dretes és un espanyol d’esquerres, com bé està comprovant Pere Navarro mentre tracta de complaure tothom”, deia el senyor Álvaro sense inmutar-se. Ara bé, per trobar l’origen d’aquesta fal·làcia seva i corregir el seu error, només li cal remuntar fins a la pàgina 273 de l’edició de butxaca del Quadern gris (Destino, 2007), en què Pla evoca les paraules que anys enrere li havia dit son pare tot recordant “el gran afer de l’arròs de Pals”: “Pensa que el que s’assembla més a un home  d’esquerra, en aquest país, és un home de dreta. Són iguals, intercanviables, han mamat la mateixa llet”. No fa falta dir que, quan en Josep Pla es refereix a “aquest país”, s’està referint sens dubte a la gent de L’Empordà, i no als espanyols com vostè pretén. De fet, per reblar el clau també és interessant recordar el subtítol de l’obra de Pla El meu país, és a saber, Reflexions sobre L’Empordà. Doncs bé, senyor Álvaro, no fa falta que li recordi que per defensar els arguments propis no sempre és necessari recórrer a l’argument d’autoritat, però si hom es decideix a fer-ho, ho ha de fer amb un mínim de rigor encara que només sigui per no perdre la credibilitat que, tot sigui dit, s’ha guanyat amb la seva dilatada trajectòria.

1 comentario

Archivado bajo Historia, La cuestión catalana

El poder de los lobbis (I)

Mariano Rajoy anunciaba la semana pasada que la Ley de Transparencia promovida por el Gobierno se aplicará no sólo a las administraciones públicas, sino también a los partidos políticos. Así pues, la actividad de los partidos se verá por fin sensiblemente acotada por criterios de transparencia y buenas prácticas que de haberse implementado antes probablemente nos hubieran ahorrado no pocos sonrojos colectivos. A tal respecto, me parece especialmente interesante echar un vistazo al papel de los lobbis o grupos de presión en el proceso de toma de decisiones políticas. De ahí que haya decidido escribir una serie de tres artículos sobre los grupos de interés: primero, en los Estados Unidos; segundo, en la Unión Europea; y, por último, en España.

La voz inglesa lobby, que significa literalmente pasillo, antecámara o vestíbulo, hace también referencia, según recoge la propia Real Academia de la Lengua Española, a un grupo de personas influyentes organizado para presionar a favor de determinados intereses, acepción que en seguida trae a la memoria la cinematográfica imagen de los pasillos del Capitolio de Washington, donde su presencia es tan notable como cotidiana. Sin embargo, el término hunde sus raíces en los albores del siglo XIX, cuando surgen los denominados lobby agents, intermediarios entre la sociedad civil decimonónica y la clase política del Parlamento del Estado de Nueva York.

El poder y la influencia de los lobbis en todo el mundo, y muy especialmente en los Estados Unidos, es una realidad incontestable por más que los gobernantes se empeñen en demostrar su independencia y su compromiso con el interés general. La presencia de los grupos de interés en todos los ámbitos de decisión, tanto nacionales como supranacionales, se pone de manifiesto periódicamente y se concretiza en muchas de las decisiones adoptadas por los diferentes gobiernos. Prueba de ello es la contumaz propensión de los sucesivos gobiernos de los Estados Unidos a condescender ante los intereses de lobbis como la Asociación Nacional del Rifle (NRA, en sus siglas en inglés), que en 2005 logró tras muchos desvelos la aprobación por el Congreso estadounidense de la Ley de Protección del Comercio Lícito de Armas, sancionada por el entonces presidente George W. Bush.

Los principales lobbis o grupos de presión estadounidenses representan los intereses de la práctica totalidad de las actividades humanas. Así, pues, existen lobbis financieros, industriales, ecologistas, feministas, étnicos, religiosos, etcétera, etcétera. De entre todos ellos, descuellan poderosamente el lobby armamentista y el lobby del petróleo, lo que no es de extrañar toda vez que EE.UU. es la primera potencia militar, así como el mayor importador de petróleo del mundo.

Para bien o para mal, la acción de estos grupos de presión en los Estados Unidos está perfectamente delimitada y regulada, desde 1995, por una ley que establece el registro obligatorio de los lobbis, así como un desglose detallado de sus ingresos y de sus gastos. Ya en 1946 se había  promulgado la Federal Regulation of Lobbying Act, primer reconocimiento formal de la actividad de los lobbis a escala nacional, que tuvo un efecto catártico sobre su imagen pública. Y es que la actividad de estos grupos no había sido siempre bien vista por la puritana sociedad norteamericana, llegando a ser tipificada como delito en la Constitución del Estado de Georgia, de 1877.

Ni que decir tiene que no es casual que fuera precisamente en 1946, recién acabada la II Guerra Mundial, cuando el Gobierno de Harry S. Truman se decidió a regular la actividad de los lobbis. La guerra había terminado y el rápido crecimiento empresarial y financiero que vivió EE.UU. en los años inmediatamente posteriores, especialmente el sector de las exportaciones, trajo consigo la aparición de una legión de intermediarios que diariamente atestaba los pasillos del Parlamento estadounidense en busca de acuerdos beneficiosos para sus intereses, a cambio de su apoyo político. Fue sin duda la belle époque de los grupos de interés norteamericanos, hasta tal punto que en 1956 John Fitzgerald Kennedy señalaba:

“Los lobbistas son en la mayoría de los casos técnicos expertos y capaces de explicar temas complejos y difíciles de una manera clara y comprensible. Sostienen diálogos personales con miembros del Congreso en los cuales explican en detalle la razón de las posiciones que defienden (…) preparan resúmenes, análisis de leyes proyectos y memoranda para uso de los legisladores y de las comisiones. Son necesariamente maestros en sus temas y, de hecho, casi siempre proveen estadísticas útiles e información difícil de obtener. (…) Hablan en nombre de los varios intereses económicos, comerciales y otros de tipo funcional de esta nación, sirven a un útil propósito y han asumido un importante papel en el proceso legislativo”.

El peso de los lobbis creció exponencialmente con el pasar de los años, extendiéndose su campo de acción más allá de las causas de índole económica y empresarial, e introduciéndose en ámbitos como la defensa de los derechos civiles, el medio ambiente, la seguridad y protección del consumidor, el cuidado de la salud, etc. Pero llegó un momento, a principios de la década de 1960, en que lo estadounidenses empezaron a tener la preocupante sensación de que los lobbis, sobre todo algunos como el del petróleo, el del tabaco o el armamentista, se habían convertido en los auténticos dueños de la política nacional. Hasta el punto de que el general Eisenhower en su discurso de despedida como presidente de los Estados Unidos (17 de enero de 1961) alertaba de los peligros derivados del creciente poder de la industria armamentística en la política estadounidense. Eisenhower avisaba:

“Esta conjunción de una inmensa estructura militar y una gran industria armamentística es nueva en la historia americana. (…) Debemos tener cuidado ante esta adquisición de influencia ilimitada, visible o invisible, del complejo militar-industrial. El potencial del crecimiento desastroso de un poder fuera de lugar existe y persistirá”.

Para muchos, la guerra de Vietnam, la primera guerra del Golfo, así como la ominosa política belicista desplegada por la Administración Bush son fiel trasunto del “crecimiento desastroso de un poder fuera de lugar”, que, pese a las admoniciones del presidente Eisenhower, existe y persistirá en los Estados Unidos. Los lobbis alcanzaron allí las más altas cotas de impopularidad tras estallar, en 2005, el escándalo del lobbista Jack Abramoff, considerado por muchos el mayor escándalo de corrupción parlamentaria de la historia de EE.UU. Aunque por lo menos allí los grupos de presión están perfectamente identificados, lo que sin duda facilita su control y la exigencia de que se sometan a preceptivos mecanismos de rendición de cuentas.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Historia, Internacional, La crisis del Estado de bienestar, Nacional, Regeneración democrática

Sánchez Piñol y la Historia

El pasado 27 de enero el escritor Albert Sánchez Piñol publicó en La Vanguardia el artículo Francesc de Carreras y 1714, con el que pretendía enmendar la plana a Carreras, que el 9 de enero había publicado en el mismo diario el artículo Elliot y el debate catalán. Pero en su enmienda incurre en una serie de resbalones conceptuales que necesariamente oscurecen su razonamiento, de suerte que lo que intentaba ser una corrección se convierte en una sucesión de imprecisiones y errores condensados en un pastiche argumental que sólo puede generar confusión entre los lectores. Tal es la inanidad gnoseológica de algunos de los argumentos de Piñol que no creo que ni el propio Carreras encuentre el más mínimo resquicio de razonabilidad en ellos que le permita entablar ninguna batalla dialéctica. Veamos.

Empecemos por el final, pues en última instancia Sánchez Piñol espera a destaparse en el último párrafo, cuando sugiere que Carreras no es más que un neolerrouxista, demagogo e histrión partidista militante en un supuesto revisionismo histórico españolista. Vaya, pues podría haber empezado por ahí el replicador, porque de haber sabido que su artículo no respondía más que a su inquina personal por Carreras me habría ahorrado la molestia de leerlo. No en vano comete, a mi juicio, un inmenso error al rematar su artículo con un argumento ad hominem, sobre todo con uno tan anticuado como inconsistente: el supuesto lerrouxismo de todo aquel que no comulgue con la visión nacionalista dominante en Cataluña, como si ésta fuera la única genuinamente catalana desde tiempos inmemoriales y cualquier otra fuera de suyo ilegítima o alógena. En buena lógica, esta postrera invectiva, que es fiel trasunto del maniqueísmo que destila el artículo en su conjunto, debería invalidar todo lo anterior, pero como en este país la buena lógica escasea quizá convenga aclarar algunas cosas.

En primer lugar, Piñol acepta por lo menos que el 11 de septiembre de 1714 fue el epílogo de una guerra de sucesión a la corona de España provocada por el enfrentamiento entre las grandes potencias europeas, y no una guerra de secesión ni nada que se le parezca. Pero acto seguido añade que dentro de España esta guerra “enfrentaba dos concepciones del poder político, la catalana y la castellana, radicalmente opuestas”. Supongo que considera que, tratándose de Cataluña y de Castilla, al decir “radicalmente opuestas” ya queda suficientemente claro para los lectores cuál es la buena y progresista y cuál la mala y retrógrada, de ahí que no sienta la obligación de explicarse. Olvida, empero, que no todos los catalanes vivimos instalados en la más absoluta autocomplacencia, lo que, dicho sea de paso, no nos convierte ni en renegados ni en descastados. Piñol comete aquí varios errores. Primero, reduce al Principado de Cataluña el apoyo a la causa austracista dentro de España, cuando en todo caso podríamos hablar del conjunto de los territorios de la antigua Corona de Aragón. Ello por no hablar de que los contornos de la contienda no fueron ni mucho menos tan exactos sino que austracistas y borbónicos se repartieron a lo largo y ancho de España -en Cataluña hubo vigatans y botiflers-, al igual que por ejemplo iba a suceder en la Guerra Civil con republicanos y nacionales.

Piñol asegura que “cada vez más, los historiadores consideran el absolutismo borbónico como un paréntesis retrógrado de la historia europea, no sólo en materia de libertades sino también para el desarrollo económico”. No sé a qué historiadores se referirá Piñol, pero lo que está claro es que el absolutismo no es un invento borbónico sino un fenómeno global que no se circunscribe a Francia y España, sino que se extiende por toda la Europa continental –e incluso en Inglaterra hasta la Revolución Gloriosa de 1688- en países como Prusia, Rusia y Austria, éste último por cierto bajo el gobierno de los Austrias. De hecho, según el propio Elliot, el cambio que supuso en España la implantación de la Nueva Planta bajo los Borbones “llegó demasiado tarde y por mal camino”. Y añade: “Si Olivares –valido de Felipe IV- hubiera tenido éxito en sus guerras, el cambio se habría producido sin duda alguna setenta años antes y la historia de España hubiera podido seguir derroteros muy distintos”. Así pues, queda claro que el absolutismo no fue una forma de gobierno privativa de los Borbones, sino una práctica muy extendida en la Europa moderna.

Tampoco sé de dónde se saca Piñol eso de que el absolutismo borbónico fuera un paréntesis retrógrado de la historia europea. El absolutismo como forma de gobierno implicaba una concepción más racional del poder público en la medida en que suponía entre otras cosas despojar poco a poco a los señores feudales de su poder político, así como el sometimiento de nobles y clérigos al poder regio, todo ello unido al resurgir del comercio y de la industria de la mano de la burguesía, que proveía al Estado monárquico tanto de dinero como de administradores competentes. Este progreso económico trajo aparejado un protagonismo cada vez mayor de la burguesía urbana en los foros de decisión política, por ejemplo en las Cortes catalanas, donde constituían el grueso del denominado brazo real o popular. Imagino que es esta última denominación -popular- y no la primera -real- la que ha llevado a Piñol a creer que fue la “presión popular” la que “obligó –a las autoridades barcelonesas- a organizar la lucha” el once de septiembre de 1714. Nada tiene que ver, empero, el significado actual de la voz “popular” con el que tenía a principios del siglo XVIII.

Por último, quisiera recordarle a Piñol que tanto Carreras como Elliot coinciden en su razonamiento con el historiador catalán por excelencia, Jaume Vicens Vives, que sostiene que los Decretos de Nueva Planta coincidieron con el despertar de la economía catalana y la transformación de la agricultura, en la medida en que “hicieron del campesinado un elemento social exclusivamente productivo, no necesariamente ligado a las vicisitudes históricas colectivas”. Vicens Vives, que siempre fue muy crítico con la interpretación romántica de buena parte de la historiografía catalana ochocentista, empeñada en idealizar la época de la monarquía Habsburgo en España, reivindica los efectos beneficiosos que sobre la economía catalana tuvo la nueva planta financiera del Principado que se fue desarrollando a todo lo largo del siglo XVIII y que culminó con el decreto que establecía la libertad de comercio con América para el conjunto de los territorios de la monarquía hispánica, acabando así con el secular monopolio de los puertos de Sevilla y Cádiz. “Territorialmente, hubo regiones más beneficiadas que otras por esta medida. En España, por ejemplo, Cataluña resultó extraordinariamente favorecida”, concluye Vicens Vives. Aunque, claro, supongo que tanto Vicens Vives como Ferran Soldevila o incluso su discípulo Joan Mercader no eran más que unos neolerrouxistas, demagogos e histriones partidistas militantes en un supuesto revisionismo histórico españolista.

1 comentario

Archivado bajo Historia, La cuestión catalana

Conocer el pasado a tiempo

No cabe duda de que la historia es importante, pero conviene estudiarla a fondo y no utilizarla al buen tuntún y a discreción como arma arrojadiza, pues las consecuencias de ello pueden ser devastadoras. Pues bien, la irresponsabilidad con que políticos y, en general, opinantes nacionalistas recurren a la historia para justificar sus anhelos rupturistas resulta de todo punto inaceptable. De continuo hablan de 1714, es decir, de la Guerra de Sucesión Española como de una guerra entre Cataluña y España –en su delirio llegan incluso a confundir sucesión con secesión- y no como lo que fue en realidad: un conflicto sucesorio de alcance internacional en el que dos de las principales dinastías europeas, los Borbones y los Habsburgo, se disputaron a la muerte de Carlos II el trono de una España ya venida a menos, pero todavía en posesión de un vasto imperio colonial. Además de su dimensión internacional, la conflagración tuvo también su vertiente civil o interna, pero en contra de lo que pretende el nacionalismo catalán no fue una guerra entre Cataluña y España, sino un conflicto mucho más complejo en el que los partidarios de las dos dinastías enfrentadas se repartían por toda la geografía española.

Viene esto a cuento de un intercambio de opiniones que mantuve el pasado miércoles 2 de enero en La Rambla (BTV) con el historiador y periodista Enric Vila, que insistía en traer constantemente a colación la Guerra de Sucesión, como si ésta fuera el origen de todos los males que afectan a Cataluña. Otra de los tertulianos, la diputada de Ciutadans en el parlamento de Cataluña Carina Mejías, de convicciones firmes aunque de suyo integradora, manifestaba una vez acabado el programa su perplejidad ante la insistencia de Vila con la monserga de 1714. Mejías defendía, con razón, la necesidad de pasar página y hablar de lo que de verdad importa, es decir, de los problemas que preocupan a los ciudadanos: el paro, el fracaso escolar, la cohesión social, etc. Personalmente, estoy de acuerdo en que de poco sirve apelar a la historia cuando de lo que realmente se trata es de solucionar los acuciantes problemas de la gente, pero no es menos cierto que la historia no es sólo el relato de nuestra singladura colectiva, sino que a menudo es también un mecanismo de control social de primer orden. Ya lo decía Orwell: “Quien controla el pasado controla el futuro. Quien controla el presente controla el pasado”.

Poco les importa a los nacionalistas que el historiador catalán por excelencia en el siglo XX, Jaume Vicens Vives, explique en su Notícia de Catalunya que entonces el objetivo de las clases dirigentes catalanas no era otro que “adquirir, a través de la victoria del Archiduque (Carlos de Austria), un lugar preeminente en la política española”. Es más, Vicens Vives constata que “la voluntad (de los catalanes) de intervenir en las cosas de España se inaugura en  tono mayor durante la Guerra de Sucesión”. Por otra parte, Vicens Vives sostiene que los Decretos de Nueva Planta coincidieron con el despertar de la economía catalana y la transformación de la agricultura, en la medida en que “hicieron del campesinado un elemento social exclusivamente productivo, no necesariamente ligado a las vicisitudes históricas colectivas”. Vicens Vives, que siempre fue muy crítico con la interpretación romántica de buena parte de la historiografía catalana ochocentista, empeñada en idealizar la época de la monarquía Habsburgo en España, reivindica los efectos beneficiosos que sobre la economía catalana tuvo la nueva planta financiera del Principado que se fue desarrollando a todo lo largo del siglo XVIII y que culminó con el decreto que establecía la libertad de comercio con América para el conjunto de los territorios de la monarquía hispánica, acabando así con el secular monopolio de los puertos de Sevilla y Cádiz. “Territorialmente, hubo regiones más beneficiadas que otras por esta medida. En España, por ejemplo, Cataluña resultó extraordinariamente favorecida”, concluye Vicens Vives.

Así y todo, poco les importa a los nacionalistas la inconsistencia desde el punto de vista histórico del argumento de los trescientos años de sometimiento forzado al Estado español, que entre otros defiende con tanta ligereza el presidente Mas y que –conviene recordarlo- se encuentra en la base de la pretensión del recién constituido gobierno de la Generalitat de celebrar un referéndum de independencia en septiembre de 2014. Poco les importa que este argumento no resista ningún tipo de análisis riguroso mientras sirva a la causa de la confrontación en la medida en que fomenta en la sociedad catalana la idea de que Cataluña lleva demasiado tiempo sin regir su propio destino, sin ejercer en definitiva su derecho a la autodeterminación, como si los catalanes no hubieran participado de forma decisiva en la elaboración y posterior aprobación de la Constitución española de 1978, por no hablar de la importante participación catalana en todas y cada una de las épocas y regímenes anteriores. Quizá no recuerdan o no quieren recordar que de los siete ponentes de nuestra carta magna, los llamados padres de la Constitución, dos eran catalanes, Miquel Roca Junyent i el desaparecido Jordi Solé Tura, ni que ambos tuvieron un papel tan decisivo como el que más en la redacción del texto constitucional. Uno y otro, por cierto, representaban dos sensibilidades políticas bien diferentes entre sí: Roca, nacionalista moderado y partidario de la intervención de los catalanes en los asuntos del Estado, hasta el punto de que llegó a liderar el Partido Reformista Democrático, que en 1986 concurrió a las elecciones generales de 1986 aunque con escaso éxito. Por su parte, Solé Tura, uno de los grandes líderes de la izquierda catalana de la transición democrática, primero en el PSUC y luego en el PSC-PSOE, defensor tenaz del federalismo y por tanto de la concordia entre los pueblos de España y muy crítico con el nacionalismo exclusivista que ahora parece imponerse en Cataluña.

Es decir, la España de hoy, como la de ayer, es obra y responsabilidad de todos, y por supuesto también de los catalanes, de ahí que resulte tan deshonesta la pretensión de que a Cataluña no le queda otra salida que la independencia debido a la proverbial perversidad del Estado español para con los catalanes. Es cierto que nunca antes el prestigio de nuestro proyecto sugestivo de vida en común, por decirlo en palabras de Ortega, había estado tan por los suelos. Y en este estado de opinión los catalanes muy probablemente deberemos afrontar un referéndum sobre la independencia de Cataluña, ya sea en el otoño de 2014 o cuando al partido de gobierno, CiU, y a su socio parlamentario, ERC, les parezca oportuno, es decir, en el momento que consideren más propicio a sus intereses, por supuesto independientemente de lo que digan la Constitución y nuestro Estado de Derecho.

Mientras no controlemos nuestro pasado, es decir, mientras lo desconozcamos y dejemos que el nacionalismo dominante lo desdibuje a su antojo, difícilmente controlaremos nuestro futuro; y para conocer nuestro pasado debemos necesariamente recuperar nuestro presente, que en Cataluña está ahora en manos del discurso nacionalista dominante. Antes de que sea demasiado tarde.

4 comentarios

Archivado bajo Historia, La cuestión catalana, Nacional

Catalanitat és hispanitat

Avui he assistit a la concentració amb motiu del dia de la Hispanitat a la barcelonina Plaça de Catalunya. Ho he fet després de molt rumiar-ho: no precisament perquè no compartís l’essència d’allò que avui es reivindicava allí, la permanència de Catalunya a Espanya al capdavall, sinó perquè no estava convençut de l’oportunitat, o més ben dit, de la utilitat de la trobada amb vista a la seva finalitat. I és que ja se sap que una imatge val més que mil paraules, i en aquest cas la comparació amb la multitudinària manifestació de l’Onze de Setembre es donava per descomptada i potser des d’aquest punt de vista la convocatòria d’avui suposava d’antuvi portar en safata als independentistes una victòria simbòlica.

Però no ens enganyéssim: la iniciativa ha estat reeixida. I ho ha estat perquè aconseguir ajuntar milers de persones amb motiu de la festivitat del Dotze d’Octubre a Catalunya és en qualsevol cas un èxit, atès que el Dotze d’Octubre ha de suportar i lluitar contra l’estigma que la visió nacionalista romàntica prevalent a l’esfera política i mediàtica catalana ha aconseguit infligir a tot allò que tingui a veure amb Espanya, per la qual cosa no és casualitat que al nostre país siguin legió els que consideren que aquesta és una celebració inventada per la dictadura franquista i per tant condemnable.

Doncs bé, el dia de la Hispanitat ha estat la festa nacional d’Espanya -així com, val a dir-ho, d’una munió de països llatinoamericans- com a mínim des de 1918, és a dir, des d’abans de l’adveniment de les dues dictadures que hi va haver a Espanya durant el segle XX. El concepte d’hispanitat, endemés, és una idea central de la tradició catalanista, només cal llegir autors com ara Milà i Fontanals, Joan Maragall o fins i tot Prat de la Riba per a adonar-se’n. Però això ja són figues d’un altre paner.  

D’altra banda, també hi ha qui considera que senzillament avui no hi ha res a celebrar perquè el que avui es commemora en realitat no és res més que un “genocidi” perpetrat pels espanyols, com si en aquesta condició no estiguéssim inclosos els catalans per bé o per mal, com si no hi hagués hagut catalans a les expedicions colombines o com si els catalans no haguessin participat al igual de la resta d’espanyols en la colonització  d’Amèrica. Per cert, que aquest argument -el de negar la participació catalana en l’expansió de l’imperi espanyol dellà els mars- va assolir fa pocs dies un dels seus moments més àlgids, per no dir ridículs, quan el líder d’Unió Democràtica de Catalunya, Josep Antoni Duran i Lleida, va comparar sense embuts la situació de la Catalunya d’avui amb la de Cuba just abans de la seva independència al 1898. Què potser Duran no sap que la pèrdua de les últimes colònies s’hauria pogut evitar o, com a mínim, endarrerir de no ser per la contumaç negativa de la burgesia industrial catalana, zelosa de la seva privilegiada situació comercial envers les restes de l’imperi,  a que el govern espanyol –desoint, per cert, els consells d’Antonio Maura- concedís l’autonomia que d’entrada reclamaven els cubans?

Vull recordar amb això que Espanya, i per tant la hispanitat, és una gran obra col·lectiva, amb les seves grandeses i misèries, en què els catalans han tingut una participació decisiva, amb figures tant senyeres com ara el primer governador de Califòrnia Gaspar de Portolà; l’historiador i diputat a les Corts de Cadis Antoni de Capmany; el gran filòsof Jaume Balmes; dos dels tres presidents de la Primera República Espanyola, Estanislau Figueras i Francesc Pi i Margall; el general Prim i tants i tants personatges que al llarg de la història han fet de la catalanitat part indissociable de la hispanitat.  

5 comentarios

Archivado bajo Historia, La cuestión catalana, Nacional