Archivo mensual: septiembre 2013

El rerefons de la independència

(Article publicat a Crònica Global el 18/09/2013)

Admeto que, mentre escoltava atentament els discursos dels líders dels grups parlamentaris catalans amb motiu del Debat de Política General intentant fer-ne una anàlisi des del punt de vista de la comunicació política, de sobte em va assaltar un sorprenent sentiment de fraternitat cap alguns amb qui pràcticament no comparteixo cap altra cosa que la condició de català, com ara el mateix president Mas. No el conec personalment i, per tant, més enllà de les profundes discrepàncies ideològiques sóc incapaç de sentir una animadversió personal cap a ell, però l’altre dia em vaig adonar d’una cosa que ja intuïa però que mai no havia vist amb tanta claredat: no vull separar-me ni d’ell ni de la immensa majoria dels meus conciutadans, sigui quina sigui la seva ideologia. Entenc que quan dic això estic desposseint la política catalana i, per extensió, l’espanyola d’una de les seves principals raons de ser avui dia, per no dir la més fonamental: la confrontació entre partidaris i detractors de la independència, essencialment basada en la dialèctica amic/enemic de la qual parlava Carl Schmitt. Aquesta dialèctica consisteix a tenir molt clar quins són els nostres amics, és a dir, els qui demostren la seva adhesió indestructible a la nostra causa, sense matisos. Tota la resta són enemics: o estàs amb mi o estàs contra mi. A la Catalunya d’avui “la moderació serà estigmatitzada com a virtut de covards”, parafrasejant un del pares del pensament liberal conservador, Edmund Burke, a la seva obra Reflexions sobre la Revolució Francesa. Si t’entestes a trobar fórmules transaccionals o de concòrdia et penjaran el capell d’anticatalà o botifler.

Òbviament, a mi el que em preocupa no són ni Mas ni Junqueras, sinó en Jaume, l’amo del bar de la cantonada amb qui sempre he mantingut una relació personal estupenda però que, des que va començar el procés de reduïment de la política catalana a la qüestió de la independència, s’ha enterbolit considerablement. El problema per a mi no són els líders polítics sinó en Jaume, o el veí del quart, o encara més, el meu sogre. Insisteixo, jo no em vull separar d’ells i per això no entenc la seva fixació, perquè no ens enganyéssim, la independència que Mas i Junqueras interessadament plantegen en termes estrictament territorials o polítics (ahir van arribar a dir que estimen Espanya, però que no es fien de l’Estat espanyol) cal plantejar-la també o, més ben dit, sobretot des d’un altre punt de vista al meu parer més important. Perquè és molt probable que es doni el cas que aquell amb qui no volen conviure no sigui el qui viu a Madrid, a Sevilla o a Santander, sinó el seu veí, el seu company de feina o el seu cunyat, en definitiva amb el català que viu la seva catalanitat d’una altra manera, que pot ser tant o més intensa que la dels independentistes i que, en tot cas, fins ara s’ha sentit part i d’alguna manera artífex de la societat catalana. Els independentistes haurien d’entendre que la seva anhelada independència no només suposa el trencament amb la resta d’Espanya sinó també amb prop de la meitat del poble català, aquells que preferim continuar essent plurals i diversos en la nostra pròpia identitat i que considerem que catalanitat i espanyolitat són perfectament compatibles, perquè ser catalans és la nostra manera de ser espanyols.

Abans deia que si t’entestes a trobar fórmules transaccionals o de concòrdia et penjaran el capell d’anticatalà o botifler, cosa que em sembla especialment perillosa, perquè, seguint Burke, sóc partidari de trobar solucions intermèdies que no comportin grans ruptures amb la nostra constitució històrica, en la mesura en què correm el risc de perdre herències importants que en bona part expliquen la nostra història i ens donen claus per a la interpretació del nostre present així com del nostre futur. En aquest sentit, s’ha de dir que quan els independentistes proposen acabar amb el proverbial pactisme català i desespanyolitzar Catalunya mitjançant un trencament abrupte del paraigua jurídic i de l’espai de convivència de què catalans i espanyols no catalans ens hem anat dotant, per bé o per mal, al llarg de més de cinc-cents anys el que en definitiva proposen és descatalanitzar Catalunya, en la mesura en què Catalunya és part indissociable d’Espanya i viceversa.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

El debate sobre la Ley de Partidos

(Artículo publicado en Crónica Global el 20/09/2013)

El esperpéntico ataque a la librería Blanquerna de Madrid en la Diada ha vuelto a abrir el debate sobre la Ley de Partidos española. Ciertos comentaristas han intentado elevar la grotesca anécdota a categoría con el manifiesto objetivo de cuestionar la calidad de nuestra democracia. Para ello no han dudado en desempolvar la discusión sobre la Ley de Partidos, aprobada en el 2002 por una amplísima mayoría del Congreso de los Diputados, para volver a presentarla como prueba evidente del carácter antidemocrático del Estado español, sin ni siquiera molestarse en argumentar su tesis. Entre otras cosas, hacen oídos sordos a la resolución del Tribunal Europeo de los Derechos Humanos de Estrasburgo (TEDH), la máxima autoridad judicial europea en la materia, en la que el TEDH confirmaba la sentencia del 2003 en la que el Tribunal Supremo dictaba la disolución de Batasuna, que ya había sido confirmada por el Tribunal Constitucional en el 2004.

Cuando en el 2009 el TEDH ratificó la ilegalización de la formación aberzale a través de la Ley de Partidos algunos consideramos que la noticia no había tenido ni la trascendencia política ni la repercusión mediática que merecía. El Tribunal de Estrasburgo consideró que la ilegalización de Batasuna respondía a una “necesidad social imperiosa” con vistas al “mantenimiento de la seguridad, la defensa del orden y la protección y los derechos del otro”.  Por supuesto, el entonces presidente, Zapatero, y su ministro del Interior, Rubalcaba, mostraron su satisfacción por el fallo del TEDH, pero lo hicieron casi sin detenerse en la importancia del hecho, desperdiciando así una ocasión inmejorable de dejar en evidencia a quienes llevaban siete años presentando la Ley de Partidos como una anomalía española.

Todavía recuerdo una entrevista a Joan Puigcercós, a la sazón portavoz de ERC en el Congreso, publicada en el diario Gara en el 2004, en la que afirmaba que “la democracia no se restablecerá hasta acabar con la ley de partidos”, una ley que Puigcercós tildó “de reminiscencia franquista”. Desatinos como este eran entonces el pan de cada día entre quienes se oponían a la ley. Esta clase de críticas resurgen hoy con fuerza, pero dejemos a un lado, por su inanidad, los exabruptos de siempre sobre el supuesto carácter antidemocrático del Estado español y centrémonos en lo sustantivo. El caso es que algunos de los que hace años consideraron la ley una limitación intolerable del derecho de asociación se apresuran ahora a exigir que su aplicación se extienda a partidos como Democracia Nacional y otros grupúsculos de extrema derecha que no respetan los principios democráticos y los derechos fundamentales.

Democracia militante y democracia procedimental

Los críticos de la Ley de Partidos española, los de ayer y los de hoy, le atribuyen objetivos que no se corresponden en absoluto con la letra de la misma, pues esta no prevé ni la ilegalización de partidos por aspirar a la independencia de una parte del territorio del Estado, ni la ilegalización de ningún partido por el solo hecho de no condenar la violencia de un grupo terrorista con independencia de que coincidan o no en sus objetivos políticos. En este sentido, la exposición de motivos de la ley es meridianamente clara: “La Ley opta, en primer lugar, por contrastar el carácter democrático de un partido y su respeto a los valores constitucionales, atendiendo no a las ideas o fines proclamados por el mismo, sino al conjunto de su actividad. De este modo, los únicos fines explícitamente vetados son aquellos que incurren directamente en el ilícito penal”. De ahí que, hasta ahora, la ley sólo haya servido para ilegalizar un partido, Batasuna y sus sucesivas reproducciones, por su condición demostrada judicialmente de brazo político de una organización terrorista. Así, pues, deshagamos de una vez este entuerto: Batasuna no fue ilegalizada por aspirar a la independencia del País Vasco. Ni siquiera lo fue por el mero hecho de no condenar la violencia etarra, aunque este sea uno de los supuestos que la ley prevé para la ilegalización de un partido, en caso de producirse de forma reiterada y acumulada a otros como la inclusión regular en sus órganos o en sus listas electorales de personas condenadas por delitos de terrorismo que no hayan rechazado públicamente los fines y los medios terroristas. En todo caso, el detonante para la ilegalización de Batasuna fue que la justicia española demostró su vinculación orgánica con ETA.

Para bien o para mal, la ley española, tan abusivamente tachada de antidemocrática por sus detractores, es mucho menos restrictiva del derecho de asociación que la legislación sobre partidos políticos de otros países como Alemania o Polonia. Así, la Constitución alemana prevé, entre otros supuestos, la ilegalización de cualquier partido que ponga en peligro la existencia de la República Federal de Alemania, por lo que cabe considerar que, por ejemplo, un partido que aspire a la independencia de uno de los länder alemanes será declarado anticonstitucional. El artículo 21.2 de la Ley Fundamental de Bonn establece que “serán anticonstitucionales los partidos que en virtud de sus objetivos o del comportamiento de sus afiliados se propongan menoscabar o eliminar el orden básico demoliberal o poner en peligro la existencia de la República Federal Alemana”, y sentencia que el Tribunal Constitucional Federal se pronunciará sobre la cuestión de anticonstitucionalidad”. Por su parte, la Constitución polaca es, a tal respecto, todavía más explícita y en su artículo 13 dice que “los partidos políticos y otra organizaciones cuyos programas estén basados en métodos totalitarios y en la manera de actuar del nazismo, el fascismo y el comunismo (…) serán prohibidos”.

La ley alemana y la polaca se inscriben, pues, en lo que la teoría constitucional denomina modelo de democracia militante, mientras que la española se incardina en el modelo de democracia procedimental, lo que significa que ésta no prevé la ilegalización de partidos por los fines que puedan perseguir, sino únicamente por los procedimientos que empleen para alcanzar tales fines. Así pues, cabe considerar que el modelo español es más garantista que el alemán, pues la ilegalización de un partido sólo puede materializarse una vez demostrado judicialmente que ha perpetrado actos o conductas antidemocráticas, pero nunca porque defienda postulados contrarios al orden constitucional establecido.

Sin duda, sucesos como el de la Librería Blanquerna de Madrid pueden ser el punto de partida de un largo camino hacia la ilegalización de los partidos que integran a algunos de los asaltantes, Falange, Democracia Nacional, Alianza Nacional y otras hierbas, entre otras cosas porque se trata de un asalto perpetrado por militantes de estas formaciones fascistas y jaleado y aplaudido desde su aparato de comunicación. La Ley de Partidos, en su artículo 9.2.b), prevé la ilegalización de un partido cuando de forma “reiterada y grave” fomente, propicie o legitime la violencia como “método para la consecución de objetivos políticos o para hacer desaparecer las condiciones precisas para el ejercicio de la democracia, del pluralismo y de las libertades políticas”. Sin embargo, no será un camino fácil, pero no precisamente porque España sea un Estado menos democrático que otros, sino a consecuencia del carácter garantista de la norma española.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Cataluña y la Unión Europea

(Artículo publicado en el ABC el 23/09/2013)

El vicepresidente de la Comisión Europea Joaquín Almunia ha vuelto a reiterar por enésima vez la opinión de la UE sobre la hipotética independencia de una región de un Estado miembro: el nuevo Estado se convertiría en un Estado tercero y partiría de cero a la hora de solicitar su entrada en la Unión. Pero los independentistas catalanes no están dispuestos a permitir que nada ni nadie les agüe la fiesta; y si para ello tienen que inventarse una realidad paralela, lo harán si inmutarse.

Entre las posibilidades de ese nuevo orden internacional que se caracteriza por su elasticidad para adaptarse a los designios de sus hacedores, destaca en primer lugar, y por orden cronológico, la teoría de la ampliación interna de la UE. La idea que entre otros defiende –aunque es cierto que cada vez con menos ahínco por culpa de la terquedad de Barroso, Almunia y compañía- Oriol Junqueras consiste esencialmente en que, en el caso de que Cataluña se independizara, el nuevo Estado catalán no quedaría automáticamente fuera de la UE y tendría el mismo derecho que España –“lo que quedara de España”, dicen- a erigirse como sucesor del Estado español en la UE y en el resto de las organizaciones internacionales de las que a día de hoy forma parte. Parece increíble que aquellos que desde siempre han basado su estrategia separatista en la contraposición no ya entre Cataluña y Castilla o el resto de España, sino directamente entre Cataluña y España, sobre la base de que Cataluña no es España, pretendan ahora decir que España sin Cataluña deja de ser España.

La Vía Catalana de la Diada se inspiró en la Cadena Báltica que en 1989 atravesó Estonia, Letonia y Lituania en pro de la independencia de las tres repúblicas de la Unión Soviética, poco antes de la caída del Muro de Berlín y del desmembramiento de la URSS. Pues bien, el caso de la Unión Soviética es considerado por la doctrina internacionalista más autorizada como un caso de secesión de Estados –las repúblicas bálticas y el resto de las repúblicas soviéticas-, de ahí que tras el desmembramiento Rusia asumiera la personalidad jurídica de la URSS en las organizaciones internacionales y tratados suscritos por esta, mientras que los nuevos Estados, incluidas por supuesto las repúblicas bálticas, tuvieron que solicitar de nuevo su ingreso. Ni que decir tiene que el caso de España, un Estado democrático de Derecho, nada tiene que ver con el de la Unión Soviética, un Estado totalitario donde no se respetaban ni los principios democráticos ni los derechos fundamentales, pero el ejemplo permite comprobar cómo opera en caso de secesión el principio de la continuidad de los Estados. En el caso de una hipotética independencia de Cataluña, el principio de continuidad hace que España permanezca en la UE, mientras que el territorio desgajado tendría que solicitar su entrada en organizaciones internacionales como la ONU, la OTAN o la UE, de acuerdo con las normas relativas a la adquisición de la calidad de miembro, que en el caso de la UE exigen la unanimidad de los Estados miembros.

Debilitada la hipótesis de la ampliación interna de la UE, los separatistas se apuntan ahora a la no menos incierta modalidad de la independencia a la carta, que, según el llamado Consejo Asesor para la Transición Nacional, consistiría en que las autoridades catalanas proclamaran la independencia permitiendo a los ciudadanos optar por conservar la nacionalidad española como subterfugio para asegurar la permanencia de Cataluña en la UE. Dejando a un lado la evidencia de que las autoridades del hipotético Estado catalán independiente no serían competentes en la atribución o pérdida de la nacionalidad española, la idea es sencillamente delirante, pues la condición de miembro de la UE la ostentan los Estados y no los ciudadanos. ¿Pero es que no se dan cuenta de que ni siquiera el hecho de que la mayoría de los ciudadanos de Cataluña mantuviéramos la nacionalidad española convertiría a su anhelado Estado catalán en miembro de pleno derecho de la UE con voz y voto en sus principales órganos de decisión? ¿No son capaces de distinguir el ámbito privado de la esfera pública? Parece ser que no.

4 comentarios

Archivado bajo Internacional, La cuestión catalana, Nacional

El compromiso de Rajoy con Cataluña

Se espera con expectación, sobre todo desde Cataluña, que en otoño Rajoy responda a la carta de Mas y que la respuesta esté a la altura del presidente del Gobierno de un Estado democrático de Derecho. Sin embargo, a menudo se deja de lado que el destinatario de la carta debe responder al contenido de esta, que no olvidemos que parte de una serie de apriorismos como el llamado “derecho a decidir” de todo punto inaceptables, no ya para el Gobierno español de turno sino para cualquier Estado democrático de Derecho.

De entrada, porque el remitente se empeña en proclamar el carácter democrático de su aspiración, olvidando que la democracia no es sólo la regla de la mayoría, sino también la sujeción de los poderes públicos a la ley; el respeto a los derechos y libertades fundamentales de los ciudadanos como tales, con independencia de sus adscripción ideológica o identitaria; y la protección de las minorías. Es decir, a pesar de prescindir de aspectos tan esenciales de la concepción contemporánea de la democracia, o sea, de la democracia constitucional, la carta presenta la consulta como la quintaesencia de la democracia. Primer apriorismo inaceptable de la carta.

Por otra parte, la carta plantea la independencia de Cataluña no como un objetivo político sino como un derecho, es decir, apelando al derecho de autodeterminación de Cataluña en los términos que recoge la ONU, aunque disimulando bajo el eufemismo del “derecho a decidir”. Pues bien, tan evidente resulta a la luz de las resoluciones y acuerdos de las Naciones Unidas que este derecho se limita al caso de pueblos que se hallen en una situación de dominación colonial u ocupación militar, como que ni Cataluña, ni el País Vasco ni ninguna otra nacionalidad o región española se hallan en esta situación. Pero a pesar de la puerilidad de tal pretensión el apunte no es accesorio, puesto que en la práctica hace referencia a un aspecto medular de la carta de marras y, en general, del discurso del Gobierno catalán. Soslayando la evidencia, los independentistas insisten en atribuir de entrada al pueblo de Cataluña la condición de sujeto político y jurídico soberano –véase la declaración soberanista aprobada el pasado 23 de enero por el Parlamento de Cataluña, ahora suspendida por el Tribunal Constitucional-, contraviniendo así los dos primeros artículos de la Constitución española, que atribuyen la soberanía nacional al conjunto del pueblo español y consagran la indisoluble unidad de la nación española. Segundo apriorismo inaceptable de la carta.

Es decir, el punto de partida institucional de la travesía a Ítaca es a todas luces inconstitucional y el canal es, por tanto, innavegable; y eso no es culpa de Madrid, sino del patrón Mas y su contramaestre Junqueras, que parece ser quien dirige las maniobras desde la sombra con el único objetivo de provocar el tan traído y llevado “choque de barcos”. Quieren llegar a Ítaca rápido y a toda costa, aunque sea en cuadro y tras un calamitoso naufragio. Cuando digo que quien imposibilita el diálogo a este respecto no es Madrid me refiero a que en España -a diferencia de otros países como Alemania, donde la Constitución prevé algunas cláusulas de intangibilidad, es decir, preceptos como el de la unidad del Estado que son irreformables- la secesión es un objetivo político perfectamente legal y legítimo siempre que se acometa desde el más escrupuloso respeto a la legalidad y no tratando de eludirla mediante apriorismos inaceptables, como digo, para cualquier Estado democrático de Derecho. Prueba de ello es que no hay en el mundo ni un solo Estado democrático que reconozca a sus territorios integrantes el derecho a la autodeterminación, ni siquiera Canadá o el Reino Unido, los casos que los nacionalistas catalanes traen siempre en la boca. De hecho, las habituales alusiones de políticos y tertulianos nacionalistas al caso de Canadá o, mejor dicho, de Quebec, donde ya se han celebrado dos referéndums sobre la independencia, resultan especialmente equívocas porque suelen obviar el hecho de que los dos referéndums (1980 y 1995) son anteriores a la aprobación de la Ley de Claridad (2000). Conviene recordar que desde su aprobación no se ha vuelto a celebrar ningún referéndum, precisamente porque su letra choca frontalmente con la interpretación unilateral de la democracia que propugnaban antaño los partidarios de la secesión de Quebec y hogaño los de la independencia de Cataluña, en la medida en que establece entre otras cosas que “la secesión de una provincia, para ser legal, requeriría una reforma de la Constitución de Canadá” y que “una modificación de ese tipo exigiría necesariamente negociaciones sobre la secesión en las que participarían en especial los gobiernos del conjunto de las provincias y de Canadá”. Es decir, nada de subjetividad política y jurídica, ni de derecho de autodeterminación ni de contraponer legalidad y legitimidad democrática. Democracia constitucional, nada más.

CiU y ERC no persiguen una consulta ajustada a los procedimientos que establece la Constitución de cara a una modificación tan sustancial del marco de convivencia de todos los españoles, sino precisamente la supresión de ese espacio en un intento descarado de aprovechar pro domo súa la crisis que desde hace un lustro viene sufriendo nuestro país. Pero resulta que la Constitución española, como todas en mayor o menor medida, tiene como uno de sus principales objetivos preservar la estabilidad política y la predictibilidad en la actuación de los poderes públicos, principios que en definitiva tienden a garantizar la seguridad jurídica que debe presidir el funcionamiento de todo Estado de Derecho. La Constitución actúa, en palabras del noruego Jon Elster, como una suerte de precompromiso o autorrestricción que nos blinda contra nuestra propia inclinación a tomar decisiones oportunistas e inopinadas en momentos de crisis como los actuales. Rajoy debe mostrar su disposición dialogadora en el marco de la Constitución, cuya reforma es y debe ser difícil aunque no imposible, y sobre todo mantenerse firme en su compromiso constitucional con los ciudadanos de Cataluña y del conjunto de España. 

3 comentarios

Archivado bajo Derecho Público, La cuestión catalana, Nacional