Cataluña y Escocia: Cada palo que aguante su vela

Últimamente oigo a menudo la idea de que la diferencia entre el Reino Unido y España radica en que allí el Gobierno presidido por David Cameron ha aceptado la celebración del referéndum sobre la independencia de Escocia, mientras que aquí el Gobierno de Rajoy se enroca en una defensa numantina de la Constitución a fin de evitar la consulta. Pero las diferencias no acaban ahí… Aunque, bien mirado, quizá sí acaben ahí, pero sin duda empiezan por una actitud en general mucho más lógica y consecuente -lo cual no quiere decir mejor- de los nacionalistas escoceses a la hora de defender su posición dentro del marco de un Estado democrático de Derecho. Pero cuidado que ello no resulta así precisamente porque los nacionalistas escoceses se hayan caracterizado por su compromiso con el interés general del Reino Unido o hayan jugado un papel importante en la gobernabilidad  del Estado –como, en definitiva, sí hizo CiU hasta el año 2003-, sino por todo lo contrario. Veamos.

El caso español es paradigmático en cuanto a la influencia decisiva de los nacionalismos periféricos en la política estatal, en la medida en que su participación en la conformación del Estado español posfranquista ha sido notable, sobre todo por el papel de CiU como partido bisagra tanto en 1993, con el PSOE, cuanto en 1996, con el PP. La apuesta de CiU por la gobernabilidad y la estabilidad de España le granjeó entonces una indiscutida reputación de formación responsable y con sentido de Estado que permitió a la federación nacionalista, cómodamente instalada en la Generalitat desde las primeras elecciones autonómicas de la democracia -en 1980- hasta el año 2003, incrementar progresivamente el autogobierno de Cataluña, que de hecho no ha dejado de ampliarse desde el advenimiento de la democracia hasta nuestros días, incluso después de la sentencia del Estatut.

Posibilismo, pragmatismo y grandes dosis de ambigüedad fueron hasta el año 2003 las principales divisas de CiU. Sin embargo, esa combinación tan rentable para sus intereses particulares y, a decir verdad, a veces también para los intereses generales pasó a la historia en cuanto CiU perdió el poder a manos del primer tripartito allá por el año 2003. Desde entonces, se ha desatado la polarización de la sociedad catalana en el eje centro-periferia, de la cual la radicalización de CiU es sin duda uno de las principales causas aunque, por supuesto, no la única.

La España de hoy -como la de ayer- es obra y responsabilidad de todos, y por supuesto también de los nacionalistas catalanes otrora moderados, de ahí que resulte tan deshonesta la pretensión de que a Cataluña no le queda otra salida que la independencia debido a la proverbial perversidad del Estado español para con los catalanes. Es por ello por lo que, en mi opinión, lo más coherente y razonable con la historia de Cataluña, e incluso con la propia historia del catalanismo, sería perseverar en la línea de la cooperación y la concordia, es decir, en la solución de la cuestión catalana dentro de España.

Por el contario, el SNP -que entre 1945 y 1966 no fue más que un partido muy minoritario en Escocia e insignificante en el régimen de Westminster- sólo ha logrado ser una alternativa confiable de gobierno en Escocia desde los años noventa, mientras que en Westminster ha sido siempre un partido de oposición permanente, sin ninguna pretensión de favorecer la gobernabilidad del Reino Unido. Así, el SNP se ha caracterizado siempre por su aislacionismo político y por su escasa predisposición a coaligarse con otros partidos en favor de sus propuestas, ni siquiera dentro de Escocia, donde su innegociable independentismo limita ostensiblemente el potencial coalicional del SNP, toda vez que el auténtico partido bisagra escocés, el liberal-demócrata, no simpatiza en absoluto con la causa secesionista.

Lo que quiero decir con ello es que, a mi juicio, la solución del referéndum quizá pueda tener sentido en Escocia, pero en modo alguno puede ser de recibo en el caso de Cataluña, en la medida en que los nacionalistas escoceses jamás han defendido la solución de la cuestión escocesa dentro del Reino Unido, mientras que en su mayoría los nacionalistas catalanes siempre habían preconizado la solución de la cuestión catalana dentro de España. Hasta ahora. Los nacionalistas escoceses no son o, en todo caso, no han querido ser corresponsables de la política del Reino Unido; los nacionalistas catalanes se han caracterizado siempre por su intervencionismo en la política general española. Cada palo que aguante su vela.

Por otra parte, hay que decir también que el acceso de catalanes y escoceses a la autonomía política fue también muy diferente: el proceso autonómico en España empezó en 1978 al abrigo de la transición democrática, mientras que la devolution no llegaría al Reino Unido hasta dos décadas después, en 1997. Es decir, la autonomía de Cataluña, consagrada en la Constitución y el Estatuto de Autonomía de 1979, tiene casi veinte años más que la escocesa, si bien hay que decir que esta última llegó en 1997 tras la celebración de un referéndum vinculante sobre la creación de un Parlamento escocés con poderes legislativos limitados, es decir, sobre la implantación de un régimen de autonomía política para Escocia[1].

La principal diferencia entre los nacionalistas escoceses y los catalanes es que los primeros nunca fueron autonomistas sino que mantuvieron una invariable actitud aislacionista con respecto a la política general del Reino Unido, mientras que los segundos abanderaron el proceso de descentralización en España desde dentro, siendo protagonistas indiscutibles del devenir español desde la restauración de la democracia. Durante todos estos años el autogobierno catalán se ha ido consolidando y ampliando sobre la base del compromiso de todos con la prosperidad del conjunto de España y de todas y cada una de las nacionalidades y regiones que la integran. No en vano el nacionalismo catalán ha estado y sigue estando muy presente en el debate político y mediático cotidiano de Cataluña y ha ejercido, ejerce y seguirá ejerciendo una influencia decisiva en el devenir político de España. Gracias a su inmanente inconformismo, la influencia del nacionalismo puede llegar a ser productiva para el conjunto de la sociedad en la que opera siempre que esté dispuesto a adoptar un discurso realista y auténticamente respetuoso con la pluralidad interna de la nacionalidad cuyos intereses dice representar.


[1] De hecho, la autonomía escocesa podría haber llegado el mismo año que la catalana, pero no fue así pese a que en 1979 la mayoría de los escoceses ya votó en referéndum a favor del establecimiento de un régimen de autonomía para Escocia: el 51,62% votó a favor y el 48,38% en contra. Pero ¿cómo es posible que la victoria del “sí” no derivara entonces en la constitución del Parlamento escocés que planteaba la consulta? Pues sencillamente porque una de las premisas del acuerdo alcanzado en Westminster para la celebración del referéndum era que al menos el 40% del cuerpo electoral debía votar a favor de la autonomía, condición que no se dio ni de lejos porque la participación en el referéndum fue del 63,8%. Es decir, en aquella ocasión no bastó con que algo más de la mitad de los votos emitidos fuera favorable a la autonomía, pues había quedado establecido de entrada que, para la adopción de una decisión tan importante como aquella, no bastaba con la mera aplicación del principio de la mayoría, sino que era imprescindible conducir el proceso con arreglo a una serie de rigurosas normas orientadas a acomodar el principio de la mayoría con la sujeción a la ley y el respeto de los derechos y libertades individuales y colectivos. Una vez más, conviene recordar que democracia no significa tiranía de la mayoría.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo La cuestión catalana, Nacional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s